fbpx

¿Es la persistencia la clave del éxito empresarial?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Tu negocio no va a ser siempre una fuente de felicidad o estabilidad. Pero los emprendedores que muestran persistencia a través de las dificultades tienen más probabilidades de tener éxito.
¿Es la persistencia la clave del éxito empresarial?

Una creencia común entre los dueños de negocios es que el éxito es a menudo el resultado de estar en el lugar correcto en el momento adecuado.

Pero aquí está la cuestión: no es tan simple. No es realista aparecer en escena y esperar que te lluevan los éxitos. El éxito no suele venir de golpe. De hecho, puede llevar años eso de “convertirse en un éxito de la noche a la mañana». La persistencia puede contribuir al éxito: tienes que presentarte y seguir apareciendo hasta que lo logres.

Hoy en León de Ventas queremos compartir valiosas lecciones sobre cómo persistieron diferentes empresarios frente a los desafíos del pasado y cómo navegaron por los puntos de inflexión más importantes en el crecimiento de sus negocios.

¿Por qué es importante la persistencia?

Nunca se sabe realmente cuándo se va a presentar la oportunidad adecuada frente a ti, pero cuándo lo haga, ¡debes estar preparado!

Dirigir una empresa, tenga el tamaño que tenga, puede resultar difícil de vez en cuando:

  • Puedes perder clientes
  • Es probable que tengas problemas económicos
  • Pueden aparecer problemas de conciliación familiar
  • Es posible que sientas la tentación de cerrar el negocio y conseguir un trabajo de empleado…

Pero los emprendedores estamos hechos de otra pasta. Creamos empresas porque tenemos una visión, y solo si persistimos, si lo mantenemos incluso cuando las cosas son difíciles, tendremos la oportunidad de lograr los objetivos que nos hemos fijado. Tienes que presentarte para estar en el lugar correcto en el momento adecuado. A continuación, te presentamos cinco formas de ayudarte a seguir mirando hacia el éxito empresarial.

Encuentra tu propósito

Se habla mucho de la pasión cuando se trata de dirigir una empresa. Y claro, ¡la pasión importa! Pero creo que el propósito es más grande que la pasión. Creo que es más poderoso. El propósito puede alentarnos y darnos la motivación para ser persistentes, incluso cuando dirigir un negocio se vuelve difícil.

Si sigues mejorando y sigues trabajando en busca de oportunidades, es solo cuestión de tiempo antes de que se presente la ocasión correcta ante ti y puedas atraparla.

Conocemos el caso de un emprendedor que lleva 10 años dirigiendo su negocio y ha sido solo en el último año que su crecimiento se ha disparado. ¿Por qué? Porque ha encontrado su propósito: erradicar la pobreza empresarial. Le da energía todos los días levantarse, encender el ordenador y escribir.

Consciente de ello o no, tú también tienes un propósito. Tómate el tiempo necesario para explorarlo, probarlo y reconsiderarlo. Puede ser un regalo propio o un regalo del universo. Puede estar inspirado en algo grande o en algo pequeño. Lo que importa es que te dé energía. El propósito es ese objetivo hacia el que te estás moviendo y su existencia te brinda energía. Encuentra eso y tendrás un nivel de empuje que, según nuestra experiencia, es incomparable.

Celebra tus éxitos

Cuando los tiempos sean difíciles y no estés seguro de llegar a la meta, es importante tomarse el tiempo necesario para celebrar los éxitos, por pequeños que sean.

Ya sea que te estés recompensando a ti mismo y a tu equipo por cerrar un trato, probar nuevos esfuerzos de acercamiento a los clientes o marcar la finalización de un proyecto exitoso, tomarse un tiempo para reconocer los avances positivos que hace tu equipo puede ayudarte a persistir cuando las cosas se ven sombrías.

Céntrate por un momento en todo lo bueno, por poco que sea. No te castigues, piensa que pase lo que pase, mañana lo puedes hacer mejor. La clave estar en darse cuartelillo, no ser tan duro con uno mismo.

Aprovecha el poder de los grandes días

Uno de mis pequeños ejercicios favoritos es tomarme unos momentos para mí en medio de un día particularmente bueno. Escribe una carta a tu futuro yo y disfruta del placer de detallar lo bien que te sientes y lo seguro que estás de tus habilidades y las de tu equipo.

Luego guarda esa carta hasta que la necesites. Todos tenemos días oscuros, cuando nuestra confianza decae y podemos ponernos de mal humor. Ahí es cuando abres tu carta de aquel gran día. Es un recordatorio de que, pase lo que pase, siempre vendrán más días maravillosos.

Rodéate de gente persistente

Eres un reflejo de la gente que te acompaña, así que elige a tus compañeros sabiamente. Si te rodeas de personas a las que admiras, es probable que estés estableciendo una línea de base que se extenderá y te convertirá en un líder empresarial aún mejor. Por ejemplo, si deseas ser excelente en la negociación, busca un compañero que sea el mejor negociador que conozcas y aprende él. Si deseas tener una gran cultura corporativa, busca un compañero que dirija el «mejor lugar para trabajar». En resumen, rodéate de personas que ya están logrando lo que tú quieres lograr. Son los mejores guías para llegar a tu meta.

Consigue sacar tiempo para reunirte regularmente con tus compañeros. Podréis compartir sueños, esperanzas y desafíos, y animaros mutuamente. Si estás rodeado de gente motivada, es más probable que seas persistente y tengas éxito.

Visualiza por qué quieres que se te recuerde

Nunca se sabe cuándo va a llegar tu momento de éxito. Puede ser desde algo tan importante como dando una TED TALK que ponga a tu negocio y a tu marca en boca de todos; o puede ser algo más modesto (que no baladí) como aparecer en un vídeo de YouTube que se vuelva viral.

Pero ¿por qué te gustaría realmente que se te recordase?

¿Quieres ser recordado como el emprendedor que no se rinde? ¿La persona que tuvo una visión y un propósito y que puso su corazón y su alma en hacer realidad esa visión? Para mí, hacerse estas preguntas es una forma sencilla de centrarse en lo que realmente importa.

Muchos de nosotros estamos buscando la próxima gran oportunidad y, sin embargo, cuando se presenta, no estamos preparados. Es difícil hacer que las oportunidades sucedan, pero es mucho más fácil estar listo para abordar una oportunidad cuando se presente. La clave es la persistencia. Si sigues mejorando y sigues trabajando en busca de oportunidades, es solo cuestión de tiempo antes de que se presente la adecuada para ti y te lleve al éxito empresarial.

ÍNDICE » ¿Es la persistencia la clave del éxito empresarial?
Mejora tu canal de ventas javierramos